Se encuentra situado en el barrio de Les Corts de Barcelona. Eran dos locales independientes que se han convertido en este espacio diáfano y luminoso.

Su distribución se mantuvo lo más diáfana posible y orientada hacia la gran fachada acristalada que baña de luz todo el local.

Su interiorismo trasmite la esencia fresca y mediterránea que la carta iba a ofrecer, y de esta manera lo representamos en el espacio mediante los colores claros y neutros.

Las plantas tienen un papel muy importante en el interiorismo, se distribuyen por distintas zonas de su comedor.

La utilización del color blanco y el azul en las cerámicas de la fachada y en su interior, son un guiño nostálgico al personaje Popeye.

Cliente: particular
Superficie: 165 m²
Año 2016
Ciudad: Barcelona 

Consúltanos por Whatsapp

Deja tu teléfono y te llamamos nosotros

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted